Duran i Lleida reclama lo que debe el Estado