El PP pierde su poder territorial que queda en manos de la izquierda