La portavoz del Govern, de lío en lío y a regañadientes cuando le preguntan en castellano