El presidente Obama repudia la quema del Corán