El presidente del Senado protagoniza la primera polémica política de la legislatura