El presidente surcoreano dice que la puerta al diálogo con Pyongyang está abierta