Calvo apuesta por una fórmula alternativa a la prisión preventiva para los presos independentistas si el juicio tarda en llegar