Las primarias obligan al PP a limpiar su abultado censo