El príncipe Guillermo llega a la Abadía de Westminster