Los príncipes, en Miranda del Ebro