El proceso del caso Ruby comienza mañana con la ausencia de Berlusconi