"No tenemos ni un puto duro"