Torra toma posesión sin acatar la Constitución, ni citar al Rey y renuncia a colocarse la medalla de presidente