Quim Torra no logra ser investido y queda en manos de la CUP