Los radares de semáforo, en entredicho