El rechazo a los presupuestos aboca al Gobierno a un adelanto electoral