El recuento de votos en las elecciones catalanas estará más vigilado que nunca