El recuerdo del YAK 42 persigue al Gobierno