La renuncia de Feijóo amplía la batalla interna en el PP