La segunda ola azota las residencias: Galicia, Cataluña y la Comunidad Valenciana, las más afectadas