Pedro Sánchez, rehén de sus palabras con Pedro Duque