Los que no se pueden permitir ir a la huelga ni cerrar: la semana negra para los comerciantes de Barcelona