Fracasan los llamamientos a la calma de Torra mientras la policía teme la llegada masiva de antisistemas