Guerra de toallas nacionalistas e independentistas en las playas de Barcelona