"Putitas de confianza", picaderos, cabezas de toro y joyas: los placeres ocultos de la Púnica