El Rey Juan Carlos I abandona la actividad institucional en una corrida de toros en Aranjuez