La presión hospitalaria sigue creciendo en la mayor parte del país