Cargas policiales ante el Museo de Lleida durante la operación Sijena