Los presidentes españoles utilizan Doñana para afianzar relaciones internacionales