La red yihadista desarticulada en Ceuta había mandado a Siria a unas 50 personas