La agenda de Zaplana y su costumbre de apuntarlo todo le acercan cada vez más al banquillo del caso 'Erial'