Un niño de seis años y un globo de gas revolucionan Estados Unidos