El expolicía que secuestró a sus hijos hizo creer a su exmujer que los había matado