Un peligroso encierro, el cuarto de los sanfermines, aunque sin corneados