Polémico patrocinio de la gala de los Goya