El príncipe Felipe, con La Roja