Pezuñas, un buey de récord