De moda, el 'gastro-espectáculo'