Caso omiso a las recomendaciones sanitarias: muchos barceloneses se desplazan a su segunda residencia