La cruel venganza del coronavirus con los políticos más negacionistas de la pandemia