Damián y Francisco, las historias del sufrimiento del coronavirus que deberían grabarse a fuego los jóvenes