Un experimento muestra la facilidad para contagiarse de coronavirus en las reuniones sociales