El miedo al coronavirus inicia un motín en una cárcel de Bolivia para exigir medidas de protección