España, lejos de la inmunidad: solo un 5,2% tiene anticuerpos