Vallecas, el barrio más afectado de coronavirus en Madrid, demuestra que el virus entiende de clases