Aído recalca que la ley del aborto actual es "demasiado ambigua" y no ofrece garantías