Una copa de Albariño, por favor