Vivirá sobre un iceberg durante un año para alertar del peligro del cambio climático