Los animales y los coches generan más simpatía que los drogadictos y los sinhogar para algunas personas