Antisocial e introvertido, el detenido de Mallorca